fbpx

Más de 60 obras de Alejandro Martínez se han mudado a estos accesorios que la pandemia de Covid-19 ha convertido en un aliado para proteger al mundo de un virus letal, y se ha transformado tanto en una medida sanitaria de prevención, como en una forma de reactivar una economía aletargada.

«Esta pandemia nos ha preocupado más que ocupado» , así que Alejandro decide salir de su zona de confort y junto con su sobrina Ángeles Martínez, decidieron sacar de su contexto la obra de arte y llevarla a un objeto utilitario, como el cubrebocas, que al recibirla se convierte también en una plataforma de expresión.

Tras la selección de las obras, éstas fueron digitalizadas y se imprimieron en tela mediante la técnica de sublimado, una forma de estampado de mucho mayor calidad que la serigrafía, pues emplea tintas especiales para mantener los colores. Al adquirir estos cubrebocas no solo estas  apoyando al arte oaxaqueño, sino también estas ayudando a mejorar la economía de casi 20 familias involucradas en la producción de estos cubrebocas.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad